4.4. Las fibras dérmicas